Economistas presentan modelos y técnicas innovadoras para apoyar el diseño del Manejo Pesquero Basado en Derechos y promover beneficios sociales y económicos

both

Investigadores, científicos, académicos, autoridades y representantes de la sociedad civil se reunieron del 22 al 24 de marzo en La Paz, Baja California Sur, en la conferencia bianual de la Asociación Norteamericana de Economistas Pesqueros (NAAFE, por sus siglas en inglés) con el fin de analizar tendencias sociales en distintas pesquerías siguiendo un enfoque económico.

En el marco de esta Conferencia se desarrolló una sesión especial sobre estrategias para apoyar el diseño e implementación de un Manejo Basado en Derechos (MBD) en comunidades pesqueras del continente americano –desde Alaska hasta pesquerías en la Costa Oeste de EE.UU., México y Chile.

Economistas de Environmental Defense Fund (EDF) y de las universidades de Duke y Washington, en EE.UU., y de Concepción, en Chile, dieron a conocer distintos casos y estudios que muestran cómo la flexibilidad y adaptabilidad de los sistemas de Manejo Basado en Derechos permiten satisfacer objetivos económicos y sociales en diferentes contextos.

Por medio de la aplicación de técnicas y modelos innovadores basados en encuestas, entrevistas, recolección y análisis de datos y tendencias, así como experimentos sociales, los economistas demostraron que el Manejo Basado en Derechos es una herramienta que puede generar mejoras sustanciales en términos económicos y sociales en las pesquerías y, al mismo tiempo, promover la sustentabilidad de los recursos pesqueros, e incluso modificar conductas en términos de participación, igualdad de género, o en torno a la pesca furtiva.

Abigail Bennet (Universidad de Duke) habló de cómo el acceso a derechos de pesca promovido por cooperativas en Yucatán, México, (por ejemplo, apoyos económicos en caso de enfermedad y malas temporadas, bonos anuales, seguro médico, entre otros) es visto como uno de los principales beneficios y ventajas de pertenecer a este tipo de organización.

En el caso de la pesquería de curvina golfina, en el Alto Golfo de California, Rafael Ortiz (EDF de México) mostró los cambios sociales y económicos observados tras la implementación de un Manejo Compartido por Cuotas. Estos cambios se obtuvieron del análisis de encuestas enfocadas en temas económicos, sociales y de manejo aplicadas al término de la temporada de pesca de curvina golfina. Con esto se busca identificar los beneficios del Manejo Basado en Derechos, pero también identificar las áreas de oportunidad en su implementación. José Fraire (EDF de México) ahondó sobre un proceso para llevar a cabo intervenciones en las comunidades del Alto Golfo de California que analizan y promueven cambios de conducta, sobre todo aquellas relacionadas a la pesca furtiva así como a los motivos que la detonan (por ejemplo, económicos, normas sociales, la falta de información y la complejidad de las reglas) en la misma pesquería.

Stephanie Stefanski (Universidad de Duke) explicó que la implementación del programa de cuotas de captura en Argentina ha permitido maximizar el empleo, la eficiencia económica y una asignación más justa de recursos. Jennifer Meredith (Universidad de Washington) presentó cómo la aplicación de encuestas entre pescadores de salmón en Alaska ha permitido evidenciar el impacto de la transferibilidad de permisos en la dinámica migratoria en la región.

Jordan Williams (EDF) habló de la importancia de entender el rol y las necesidades de la mujer en el sector pesquero, y de qué manera se involucran y cómo un Manejo Basado en Derechos puede promover la igualdad e incrementar su participación para asegurar el sustento económico y, a la vez, la prosperidad social en las comunidades pesqueras.

Jorge Dresdner (Universidad de Concepción) habló del funcionamiento de la trasferencia de cuotas de pescadores industriales a ribereños en Chile y sus impactos en la redistribución de ingresos. Finalmente, Merrick Burden (EDF), habló de cómo se puede apostar por mejoras sociales y económicas en una pesquería a través de un manejo pesquero comunitario, específicamente por medio de Asociaciones Comunitarias de Pesca a lo largo de la Costa Oeste de EE.UU.

Al término de las presentaciones, se llevó a cabo un panel moderado por Amy Weaver de Sociedad de Historia Natural Niparajá, A.C., en el que se dialogó sobre la necesidad de fomentar una mayor inclusión de la comunidad en los experimentos económicos para generar datos más representativos y poder evaluar si el Manejo Basado en Derechos está dando paso a situaciones ganar-ganar, es decir, equilibrios entre las metas biológicas, económicas y sociales.  

Finalmente se platicó cómo la implementación de un Manejo Basado en Derechos ha dado mayor voz a las comunidades y dado paso a la inclusión de actores relegados, generando un sentido de pertenencia que, a la vez, promueve un mayor cumplimiento de las leyes, la aplicación de mecanismos de rendición de cuentas y, por lo tanto, un escenario que promueve la conservación y que ha permitido disminuir la pesca furtiva.