El futuro del Alto Golfo requiere acciones conjuntas e inmediatas

both

En EDF de México tenemos la mirada puesta en el futuro de los mares, especialmente en el futuro de los recursos naturales y de las comunidades pesqueras del Alto Golfo. Trabajamos en conjunto con el sector pesquero por una pesca sustentable y responsable. Hoy, el tiempo apremia en el Alto Golfo, es momento de tomar acciones concretas y decisiones clave o se corre el riesgo de impactar de manera irreversible el futuro de la región.

En meses recientes el Gobierno Federal ha redoblado esfuerzos por salvar a la vaquita marina de la extinción; se ha firmado un Memorándum de Entendimiento (MOU por sus siglas en inglés) con la Fundación Leonardo DiCaprio/Fundación Carlos Slim y recientemente se llevó a cabo una reunión trilateral entre los gobiernos de China,  Estados Unidos y México para enfrentar el problema desde una perspectiva de cooperación internacional.

No obstante, la población de la vaquita sigue en detrimento, la pesca legal se ha suspendido prácticamente y no se han implementado alternativas económicas viables para las comunidades del Alto Golfo. El problema radica en una constante pesca furtiva y tráfico ilegal para saciar la demanda de buche de totoaba para el mercado chino, actividad que continúa siendo la principal amenaza de la vaquita. Algunos piden más restricciones a la pesca legal, al grado de prohibirla en su totalidad; sin embargo, esto no solucionaría el problema de fondo: la falta de una inspección y vigilancia más efectiva - desde México hasta China - para anular la captura y venta ilegal de totoaba.

EDF de México ha trabajado por más de cinco años en la región y hemos sido testigos de que cuando hay voluntad y compromiso por parte de autoridades, productores, científicos y miembros de la sociedad civil, es posible tener una pesca más ordenada, con mayor cumplimiento y beneficios tanto para las comunidades, como para las especies y su ecosistema. La pesquería de curvina es claro ejemplo de ello.

Gracias al compromiso y voluntad de los actores de la pesquería de curvina ha sido posible implementar un sistema de manejo basado en derechos, con ciencia y participación social. Éste ha generado beneficios, tanto para el recurso, como para la economía de las comunidades desde 2012. Una captura total protege ante la sobrepesca, la cual se estima cada año con datos generados y validados por un Grupo Técnico, y la cual ha asegurado la disminución de las capturas de curvina golfina aproximadamente a la mitad del máximo antes del 2012. El diseño de las cuotas por embarcación y su manejo por marea ha asegurado que el precio se mantenga en un promedio de 13-14 pesos por temporada, evitando la saturación del mercado que ocurría antes del 2010, con precios que descendían hasta 0-5 pesos por kilo. Adicionalmente, se cuenta con un Comité Consultivo Regional y un Monitoreo Administrativo Comunitario que ayudan a tomar las mejores decisiones para la sustentabilidad de la pesquería. Aunque todavía hay mejoras necesarias para esta pesquería, el modelo de manejo basado en ciencia y participación ha logrado mejoras biológicas, económicas y sociales, y se ha establecido como un modelo a replicar.

En EDF de México hemos desarrollado junto con productores, científicos y autoridades, una serie de medidas de manejo para enfrentar los desafíos que existen en la región. Estas medidas son  soluciones duraderas para proteger de forma integral a las comunidades y el ecosistema en el Alto Golfo, para que la pesca legal y responsable pueda inequívocamente operar sin interactuar con las especies protegidas como la vaquita y la totoaba, y pueda demostrarlo. Entre estas medidas se encuentran:

  1. Monitoreo satelital de embarcaciones 24/7 (proyecto en marcha), que pueda determinar el arte de pesca autorizado;

  2. Segregaciones espaciales y temporales para que la pesca se efectúe de manera transparente en las áreas autorizadas;

  3. Diseño de protocolos de actuación en caso de encontrar una especie protegida;

  4. Una plataforma de información en tiempo real que pueda ser compartida por todas las autoridades involucradas, que les permitan identificar y distinguir entre los pescadores legales y los ilegales;

  5. Monitoreo constante para validar la observancia de la no-interacción con vaquita marina

Los retos son grandes y el tiempo apremia. En EDF de México reiteramos nuestra disposición a trabajar junto con el sector y las autoridades de pesca y ambientales en el diseño de una ruta crítica para implementar estas soluciones lo antes posible. Sigamos transformando los compromisos en acciones.





 

Consulte todos nuestros blogs sobre Pesca sustentable